Viaje a Essaouira en invierno

IMG_4475[1]

Viaje a Essaouira en invierno “¿En invierno, dijeron  ojiplaticos,  con el viento y el frío que hace ahí?”

Ante nuestra insistencia y después de una mirada de conmiseración, resignados ante nuestra insistencia que era el mejor plan, decidieron hacer la excursión de un día a Essaouira desde Marrakech .

Nuestro guía pudo comprobar como su gesto cambiaba al llegar cuando nos sumergimos en el bullicio multicolor de la medina y luego salimos a flote en un paseo marítimo que nunca termina, y apenas tenemos que envolvernos, entendemos que estamos en el lugar correcto y en el momento adecuado.

viaje a essaouira en invierno-2Para ellos y para nosotros  todo su significado para “creernos el mar de alternativas”: Essaouira es una alternativa que prevalece con su clima amigable, y aunque las obras amenazan con tragarse su encanto de toda la vida, todavía están en ese Marruecos de luz. Y sal, de cabras trepaban a los troncos de argán, de especias penetrantes y calles estrechas que por la noche parecen un dibujo sepia.

 

 

Viaje a Essaouira en invierno, solo medina y puerto?

viaje a essaouira en invierno-1No, nuestro grupo de hoy descubren en  este especial viaje a Essaouira la comunidad de artistas expatriados y nos invita a visitarlos: Kathy Lucoff Godin, de Los Ángeles; los franceses Pierre Henry Guerard y Michele Vu, el belga Fred Leloup, el iraquí Saad Abbas y hasta el fotógrafo español Alexis de Vilar.

 

Y es que no son necesarios muchos argumentos para entender que Essaouira es mucho más que una primera impresión, un clima amable y eso que llaman “auténtico sabor local”. Ofrece algo que escasea cada vez más en nuestro día a día de trajines y teléfonos móviles: un espacio vital donde las personas pueden sacudirse de lastres y ruidos, y ponerse a crear obras de arte.

No solo de cuscús vive el viajero

¿Hay vida después del cuscús?

viaje-a-essaouira-en-invierno-12Definitivamente sí, lo turístico, lo autentico, lo local, lo todo es, aprovechar la pesca reciente sumergirte en esa oferta de peces sin nombres conocidos.

Señalar los  peces para que diligente el pagano, los presentará al carbón.  En el viaje a Essaouira en invierno lo más es  darse un festín en los chiringuitos en torno a la plaza que está pegada a la medina, pero lo más de lo más Hipster sin lugar a dudas es ir al puerto, y disfrutar de una parrillada de sardinas junto a las barcazas, sobre mesas plásticas improvisadas al pie de un fortín portugués del siglo XV, entre el trasiego de redes y nasas y barcos que están siendo calafateados.  Pero si quieres comer algo que te sorprenda, la bella Mogador tiene un tajín de pulpo que se te pega al paladar con mil tentáculos.

 

Llega el momento de marchar

Tenemos que irnos, decía alguien muy acostumbrado a las despedidas y a los adioses que lo bueno si breve dos veces bueno.

Nosotros terminamos este viaje a Essaouira en invierno con fuerzas renovadas, el regusto de la rica comida que nos imprime unas fuerzas renovadas.

Ya en el autobús que nos llevará de regreso a Marrakech, podemos observar  la batalla incesante de las grúas y las hormigoneras,  libran cada día en el sky line de Essaouira

Nos da que pensar, no con cierta tristeza si dentro de algunos años muchos menos de los que pensamos seguirá existiendo esa Essaouira de  los expatriados, de los antiguos hippyes y los nuevos Hipster

images (12)Cuando volvamos seguirán como dueños de las calles Los gatos de la calle que huelen a mar?

Estamos seguros que la indomable Essaouira seguirá…manteniendo esa armonía tierna e inocente en apariencia. Las olas continuarán reventando contra su puerto.

Las gaviotas  sin miedo a lo humano buscando alimento.  Los más nostálgicos oirán entre  el ruido del mar y el graznido de las aves melodías de Jimmy Hendrix cayó rendido a sus encantos y a su libertad. Castles made of sand (Castillos hechos de arena) fue compuesto en su homenaje.

Nos queda comprobar si es cierto que en  el Moga Festival, festival de  encuentrochill out donde el viejo  talento y nuevas vibraciones se dan cita, los jóvenes pueden bailar, beber, vestirse, desvestirse, sin preocuparse de estar en un país musulmán.

Y si lo tuyo es el lujo…también

Si lo tuyo es la intelectualidad y el lujo, en Essaouira encontrarás tu lugar como ya lo han hecho intelectuales y famosos burgueses (sobre todo franceses). Disfrutan de la bella Mogador desde sus mansiones de diseño que rodean la costa.

Los itinerantes que van y vienen disponen de hoteles casi secretos, como el Jardin des Douars, o hoteles grandilocuentes, como el Sofitel Golf, que conecta el mar y la montaña con sus instalaciones. O Villa Lotus, creada por los arquitectos que diseñaron el Museo Yves Saint Laurent en Marrakech.

 

Comentarios

Deja un comentario